Argentina
Argentina
Uruguay
+54 3564 492235 Lun - Vie 6 a 15 hs Colón 875 - Zenón Pereyra - Santa Fe
+59 8 4576 2283 info@maquiombues.com.uy Ruta 12 y Ruta 55, Ombúes de Lavalle, Colonia

Rendimiento y resultado económico de planteos de Agricultura Siempre Verde

Los planteos que maximizan la permanencia de cultivos y/o plantas vivas en la rotación implican múltiples beneficios respecto a planteos simplificados o de monocultivo: menor uso de fitosanitarios y menor impacto ambiental, menor dependencia de fertilizantes de origen sintético, aumento en el secuestro de carbono (C), mejora en la gestión del agua, etc. Pero además, la Agricultura Siempre Verde (ASV) genera mejoras en rendimiento y resultado económico, en especial cuando se analiza su desempeño en el mediano plazo. Los ensayos del Sistema Chacras Aapresid muestran cómo los planteos más verdes aportan estabilidad y pueden marcar diferencias de rendimiento de hasta un 20% respecto de rotaciones convencionales.

Agricultura Siempre Verde (AVS) y Márgenes Brutos

Un grupo del sudeste cordobés evaluó la respuesta a la fertilización nitrogenada, rendimiento y márgenes brutos económicos de maíces tardíos en lotes de producción sobre diferentes antecesores: trigo, vicia y rastrojo de soja.

En maíces sobre vicia no se observó respuesta al agregado de N, lo que sugiere que con buenos volúmenes de materia seca este CS (cultivo de servicio) puede cubrir los requerimientos del maíz sin necesidad de fertilización. En maíz sobre rastrojo de soja hubo una baja respuesta a la fertilización mientras que sobre trigo la repuesta a N fue alta y consistente. Al comparar los rendimientos del maíz sin fertilizar el sembrado sobre vicia lidera el ranking con 11.000 kg.ha-1, seguido por los sembrados sobre rastrojo de soja (10.100 kg.ha-1) y trigo (4.800 kg ha-1). Los tratamientos fertilizados alcanzaron rindes medios de 11.200 kg.ha-1 sobre vicia y soja, y 10.600 kg.ha-1 sobre trigo.

Para estimar las diferencias en términos de márgenes brutos, se consideraron los rendimientos y precios de las distintas rotaciones así como los costos, incluyendo los asociados a la siembra y secado del CS y a la fertilización con N. Para esto último se calculó la dosis óptima económica o DOE, que considera las curvas de respuesta a la fertilización y la relación de precios para calcular la dosis que maximiza el retorno económico. También se incluyeron los costos asociados a las aplicaciones herbicidas de cada secuencia.

Los resultados se inclinan en favor de los planteos más verdes: A pesar de los mayores costos de fertilización, la inclusión del trigo obtuvo el máximo MB debido a los menores costos en herbicidas y la renta de la gramínea de invierno. Por su parte, la incorporación de la vicia tuvo un margen muy similar al de barbecho/maíz. Los costos de implantación y secado fueron compensados por el aporte natural de N (representando un ahorro de 57 USD/ha de urea) y la reducción en un 40% de los costos de herbicidas.

Esto demuestra que los planteos más verdes – ya sea a través del doble cultivo o de la inclusión de CS – permiten lograr mayor productividad y resultados económicos competitivos respecto de planteos de monocultivo, en ambientes donde la oferta hídrica lo permite. La permanencia de cobertura viva contribuyó además con aspectos no cuantificables pero relevantes del sistema: aumentos en los aportes y pulsos de materia seca, consumo agua, conservación de humedad de suelo, aumentos en la actividad de la micro y meso fauna, entre otros.

Artículos por email

Deje sus datos en este formulario y recibirá todos los artículos en su casilla de correo.

Selecciona un producto*


FIN FORMULARIO