Argentina
Argentina
Uruguay
+54 3564 492235 Lun - Vie 8 a 12 - 15 a 19 Colón 875 - Zenón Pereyra - Santa Fe
+59 8 4576 2283 info@maquiombues.com.uy Ruta 12 y Ruta 55, Ombúes de Lavalle, Colonia

Según Aapresid, combatir malezas resistentes con cultivos de servicios es posible

En Argentina, la siembra de cultivos de servicios está creciendo significativamente gracias a las investigaciones y los ensayos a campo que dan cuenta de sus buenos resultados productivos y su aporte a la sustentabilidad del ambiente.

Un ejemplo de esto es la Red de Conocimiento de Malezas Resistentes de Aapresid (REM)  que recientemente realizó una jornada Testimonial en Sancti Spíritu (provincia de Santa Fe) y presentó los resultados de un ensayo con cultivos de servicios en los que se buscó estudiar cómo las coberturas permiten combatir mejor la emergencia de malezas.

El ingeniero agrónomo Martín Marzetti, Gerente del Programa REM, entiende que el problema de las malezas resistentes debe afrontarse a través de herramientas que permitan “un manejo más integrado”, donde los cultivos de servicios aparecen como una opción concreta para agregar biodiversidad a los sistemas.

Para Marzetti, su incorporación permite “reemplazar el tratamiento (químico) de barbecho por la competencia que hacen estos cultivos de servicios durante el invierno” lo que en consecuencia hace que “las germinaciones de malezas sean más concentradas y en menor cantidad”. Y agrega: “Los tratamientos posteriores son más fáciles de realizar y también baja la “presión de selección”, porque se hacen menos aplicaciones y las camadas son más chicas”.

La ingeniera agrónoma Miriam Barraco, de la Estación Experimental INTA General Villegas, explica que a la hora de establecer un cultivo de servicio hay que tener en cuenta el objetivo con el que se va a insertar en la rotación. “Hay cultivos de servicios que se hacen para controlar malezas, otros para aportar carbono o nitrógeno. En función de cada planteo productivo se selecciona la especie a sembrar”, explica.

En cuanto a los resultados del ensayo, Barraco detalló que las especies de gramíneas puras (o mezclas que contenían gramíneas) fueron las que mejor funcionaron para el control de malezas, a las que se le puede sumar también la vicia villosa, de rendimiento similar.

Respecto a la forma de siembra, se evaluó la eficiencia de distintos métodos como sembradora, al voleo y avión. Según Marzetti, la siembra con sembradora fue la que “logró mayor eficiencia de siembra y mejor control de malezas”. En cuanto a la finalización del cultivo, se abordaron las dos más comunes: pulverización y con rolado. Según el ingeniero, el rolado denota doble beneficio: en primer lugar, se evita una aplicación de herbicidas en el sistema. En segundo lugar, se genera una cobertura uniforme sobre el suelo, lo que impide la emergencia de malezas como lo haría en un suelo descubierto. Esto se produce por la competencia por los recursos y el bloqueo de la luz solar que retrasa su crecimiento.

“Estamos iniciando un camino que no tiene retroceso. Ojalá esta herramienta se amplíe y se masifique en los sistemas productivos”, concluyó Marzetti.

Fuente: https://www.youtube.com/watch?v=2C6y-cLczaw&feature=youtu.be

Artículos por email

Deje sus datos en este formulario y recibirá todos los artículos en su casilla de correo.

FIN FORMULARIO