Argentina
Argentina
Uruguay
+54 3564 492235 Lun - Vie 8 a 12 - 15 a 19 Colón 875 - Zenón Pereyra - Santa Fe
+59 8 4576 2283 info@maquiombues.com.uy Ruta 12 y Ruta 55, Ombúes de Lavalle, Colonia

Rotación y cultivos de cobertura: más sustentable y rentable

 

Investigadores el INTA Marcos Juárez de Córdoba realizaron  un estudio en el que pudieron comprobar que la incorporación de gramíneas en la rotación tiene beneficios como aumentar el balance de carbono y optimizar el consumo de agua. Además, resulta más sustentable y rentable para los productores.

Pablo Bollatti y Carlos Ghida Daza, ambos especialistas del INTA, son los autores de la investigación.  Para este estudio, analizaron alternativas que permitieran mejorar las condiciones agronómicas frente a un escenario climático de excesos, con las napas en un nivel crítico y un cambio en el uso del suelo con un reemplazo de cultivos perennes por anuales que no alcanzan a consumir el agua generando excedentes hídricos.

Aquí, presentamos algunas de las conclusiones a las que arribaron:

La incorporación de gramíneas en la rotación mejora tanto los indicadores económicos como los ambientales con un consumo hídrico que asciende a 971 milímetros por hectárea por año (mm./ha/año) y un balance de carbono de 2.246 kilos por hectárea por año (kg./ha/año). Esto significa que consume un 19,5% más de agua.

En una alternativa analizada con rotación 33 %, en la que la superficie agrícola se distribuye en partes iguales en la secuencia trigo/soja-maíz-soja, se evidenció una mejora en los indicadores ambientales con un aumento del 10,3 % en el consumo de agua (845 mm./ha/año) y un balance de carbono de 1.112 Kg./ha/año. Desde el punto de vista financiero, esta alternativa presenta los peores indicadores ambientales con un bajo consumo de agua (766 mm./ha/año) y un balance negativo de carbono (-132). Además, obtiene el menor margen bruto por hectárea.

En una alternativa mejorada analizada con una rotación 50 % (o tres cultivos en dos años) que considera la rotación trigo/soja-maíz, se concluyó que la mayor proporción de cereales mejora notablemente los indicadores ambientales pero con valores bajos en los índices financieros.

 

Mitigar el problema de las inundaciones

Para los especialistas, es necesario tener una visión integrada de la situación de las inundaciones para alcanzar una solución. Y es que, aseguran que en la región pampeana el reemplazo de las pasturas perennes y pastizales por cultivos anuales redujo a la mitad el consumo de agua. Los sistemas productivos implementados desde los ´70 generan excedente de agua que lleva al crecimiento de la cuenca hídrica de los suelo, elevando el nivel freático de los mismos.

“Mientras que antes, los cultivos agrícolas ocupaban hasta el 30% de la superficie y el resto estaba cubierto de praderas perennes con potencial para consumir 1.500 mm anuales, ahora con precipitaciones promedio para la zona que rondan los 908 mm, se consumen unos escasos 750 mm”, explicó Bollatti.

Además, el especialista en Napas del INTA dijo que lo ideal era pensar en una solución integrada: “en la que las obras de infraestructura deben complementarse con un reordenamiento de las cuencas, lo que implica la sistematización de algunas de ellas y el incremento de los consumos hídricos por parte de los cultivos agrícolas. Además será necesario incorporar la rotación de cultivos perennes para revertir los excedentes hídricos”.

Fuente: www.inta.gob.ar

Artículos por email

Deje sus datos en este formulario y recibirá todos los artículos en su casilla de correo.





FIN FORMULARIO