Argentina
Argentina
Uruguay
+54 3564 492235 Lun - Vie 8 a 12 - 15 a 19 Colón 875 - Zenón Pereyra - Santa Fe
+59 8 4576 2283 info@maquiombues.com.uy Ruta 12 y Ruta 55, Ombúes de Lavalle, Colonia

Las gramíneas contribuyen a la descompactación de los suelos

Las precipitaciones abundantes y la cercanía de las napas a la superficie complican el desempeño de las actividades productivas de la región Pampeana, disminuyendo hasta en un 28% el rinde de los cultivos.

Guillermo Gerster, extensionista del INTA Roldán en Santa Fe, explica que la compactación de los suelos tiene múltiples causas entre las que se pueden destacar la alta humedad de los suelos, el tránsito con maquinarias de gran porte, el monocultivos de soja y la ausencia de gramíneas de rotación, sumada a la escasa actividad biológica de estos sistemas contribuyen a que los sectores compactos generados por el tránsito perduren varios años.

“Cuando un rodado se desplaza sobre un suelo desnudo produce efectos diferentes a los generados en uno cubierto”, explicó Gerster quien agregó: “Es que la presencia de una abundante cobertura de rastrojos amortigua parcialmente el efecto del tránsito”.

Gerster y Silvina Bacigaluppo (INTA Oliveros, Santa Fe), ambos especialistas en suelos, aseguran que la inclusión de gramíneas de invierno resulta esencial para recuperar la porosidad de los sectores compactos.  Recomiendan así la siembra intensiva de gramíneas y un manejo adecuado en siembra directa con fertilización. “Así, se mantendrán altos niveles de cobertura y porosidad –tanto en invierno como en verano–, lo que mejora el balance de materia orgánica y nutrientes”, explicó Bacigaluppo.

“Los suelos en siembra directa, con una adecuada rotación de gramíneas, mediante el efecto de las raíces y de la actividad biológica, asociado a procesos de humectación y desecamiento tienen la capacidad de recuperar la estructura, aunque puede demorar varios años”, manifestaron los especialistas y sugirieron adoptar en la rotación de invierno gramíneas como trigo, avena, cebada o centeno que permiten recuperar al porosidad de los suelos y contribuye al balance de materia orgánica.

“Una de las ventajas de las gramíneas de invierno, como el trigo, –detalló Gerster– es que normalmente encuentran durante su implantación el suelo húmedo por periodos prolongados, por lo que tienen mayores posibilidades de crecer en los sectores compactados, además de ello el hecho de ser sembrados en líneas cercanas les permite una mayor capacidad de exploración del perfil”.

Fuente: www.intainforma.inta.gov.ar