Argentina
Argentina
Uruguay
+54 3564 492235 Lun - Vie 8 a 12 - 15 a 19 Colón 875 - Zenón Pereyra - Santa Fe
+59 8 4576 2283 info@maquiombues.com.uy Ruta 12 y Ruta 55, Ombúes de Lavalle, Colonia

Sandro Raspo: “Hay que trabajar sobre la salud física del suelo”

El ingeniero agrónomo Sandro Raspo fue entrevistado por Agrolíderes (Revista Chacra) y brindó algunas definiciones sobre el trabajo que realiza como gerente de logística y personal de la estancia Don Mateo, ubicada en la localidad de Ameghino, Buenos Aires.

En una extensa entrevista Raspo habló sobre la implementación de cultivos de cobertura y los beneficios que genera esta técnica de cultivo. “Nosotros los empezamos a hacer porque vimos que teníamos el suelo descubierto mucho tiempo, sin usar recursos. Nos empezamos preocupar por la cantidad de raíces que estábamos dejando en el suelo”, explicó.

Para el ingeniero, tener el suelo cubierto es importante para multiplicar la cantidad de raíces, las cuales a su vez permiten absorber mejor los nutrientes y mejorar la infiltración del agua. “Si vos haces ocho años de pasturas, vas a tener 104 toneladas de raíces. Si haces ocho años seguidos de soja, vas a tener sólo 10 toneladas de raíces. La vida del suelo es muchísimo menor y empezás a tener estructuras laminares, perdés carbono, perdés nutrientes y tenés escurrimiento del agua” señaló el ingeniero, que además hizo hincapié en la cuestión hídrica por los importantes problemas que traen las inundaciones para los caminos rurales y los cascos urbanos.

Raspo asegura que a través de un “apilamiento” de tecnologías (siembra directa, rotaciones, reposición de nutrientes y cultivos de cobertura) se puede reducir exponencialmente la aparición de malezas resistentes y, por lo tanto, el uso de los herbicidas que frenan su avance. Este proceso, claro, requiere de un mayor nivel de inversión. “Cuando los cultivos son productivos y armás un círculo virtuoso, la inversión es más alta pero la renta también”, aclaró el ingeniero.

“Nosotros no tenemos problemas de malezas principalmente porque utilizamos cultivos de cobertura. No tenemos problemas de rama negra ni de yuyo colorado”, ejemplificó.

“Hay que trabajar sobre la salud física del suelo. ¿De qué sirve tirarle 36 toneladas de fósforo si es un suelo muerto? Yo a mi suelo le tiro mucho fertilizante porque sé que las raíces que tiene lo aprovechan. La raíz es la cabeza de la planta, cuando logramos tener una mayor cantidad de raíces, logramos que agarren la mayor cantidad de fertilizante posible”, explica Raspo.

En la conversación apareció también el concepto de biodiversidad y la necesidad de mantener al suelo con la mayor cantidad de especies posibles. “Si ustedes prestan atención, los bordes de este campo no están fumigados. Esas ramas negras van a seguir manteniendo la no resistencia a los herbicidas. Tratamos de tener la mayor biodiversidad posible”, dijo Raspo. Luego comentó que durante el pasado invierno trabajó trigo, cebada, vicia, radish, trébol (persa, balanza, subterráneo y rojo) triticale y centeno, en un campo de 1500 hectáreas.

Además, habló de su experiencia con la maquinaria nuestra empresa y los desafíos a futuro. “Lo que vamos a empezar a hacer es tratar de pisar un cultivo con otro. Cuando estén por trillarse los cultivos, venir con una Altina y sembrar al voleo. Sobre un trigo sembrar soja al voleo o sobre una soja sembrar un cultivo de cobertura. De hecho este año hemos probado unas 150 hectáreas con una Altina, con muy buenos resultados”.

Agricultura pensando en el futuro

Finalizando la entrevista, Sandro Raspo dejó un concepto muy importante para los actuales productores argentinos. “A mí me importan las empresas rentables, que no ataquen el medio ambiente y que cumplan funciones sociales. Si todas las empresas fueran así, estaríamos en un mejor mundo”, afirmó.

Para Raspo esto no significa dejar de pensar en la renta de las empresas; por el contrario, significa pensar en sistemas productivos sustentables que permitirán a las próximas generaciones seguir viviendo del campo. “A las generaciones futuras hay que dejarles seguridad alimentaria y ambiental. Convencerlos de que trabajar en el campo es lo más lindo que hay. Y que trabajar sobre un suelo y un ambiente sano, es mucho más lindo”.

Luego agregó: “Lo importante es pasar por esta vida y dejar la menor huella posible. Si todos pensamos un poco en el ambiente, el ambiente mejora muchísimo”.

Mirá el video completo:

Artículos por email

Deje sus datos en este formulario y recibirá todos los artículos en su casilla de correo.





FIN FORMULARIO