Argentina
Argentina
Uruguay
+54 3564 492235 Lun - Vie 8 a 12 - 15 a 19 Colón 875 - Zenón Pereyra - Santa Fe
+59 8 4576 2283 info@maquiombues.com.uy Ruta 12 y Ruta 55, Ombúes de Lavalle, Colonia

Cultivos de cobertura: control de la erosión y las malezas

Especialistas del INTA San Luis pudieron determinar que los cultivos de cobertura permiten disminuir hasta un 85% la densidad de las malezas y que a la vez que protege al suelo de la erosión.

Juan Cruz Colazo, especialista en manejo de suelos y cultivos del INTA San Luis y uno de los técnicos que llevó adelante la investigación aseguró que: “el uso de cultivos de cobertura es una tecnología cuya adopción creció considerablemente y, en la actualidad, forma parte del núcleo de políticas de conservación de suelos en la provincia de San Luis”.

Así, el grupo de investigadores pudieron demostrar que la rotación de centeno, cebada y triticale contribuyen a la sustentabilidad de los sistemas en regiones semiáridas ya que estabilizan el suelo y mejoran la adaptación y redistribución del agua de lluvia. Además, determinaron que su incorporación planificada en las rotaciones protege el suelo también de la erosión eólica (propia de estas zonas) y reduce hasta un 85% las malezas.

En la zona de San Luis predominan los suelos arenosos, que son los susceptibles a la erosión eólica. “Cultivos como el centeno nos permiten controlar y reducir la pérdida de suelo”, indicó Colazo quien aclaró: “Un estudio que comparó la tasa de erosión en suelos similares de San Luis y el sur de Córdoba determinó que, a pesar del bajo rendimiento del cultivo de cobertura, la erosión se redujo en un tercio. Y esto no es un dato menor”.

Colazo explicó que el control de malezas resistentes es uno de los principales desafíos. En el caso de San Luis se enfrentan a especies como el yuyo colorado o la roseta -entre otras- y es por esto que resulta de gran importancia la incorporación de estos cultivos de cobertura que permiten controlar un alto porcentaje de las mismas.

Otra problemática a la que se enfrentan es la aridez de los suelos y en este sentido el grupo de producción agrícola del INTA San Luis, junto a referentes de los Programas Nacionales de Suelo y Agua trabajan en el análisis y estudio de las especies de gramíneas y leguminosas que mejor se adaptan a zonas semiáridas. “En una primera etapa, nos concentramos en establecer el costo hídrico de los cultivos de cobertura debido a que la humedad en el suelo no es algo que sobre aquí”, explicó Colazo.

Además, Colazo agregó que tras ocho años de investigación pudieron determinar que los valores de costos hídricos medios variaron entre 17 y 44 milímetros lo cual es un consumo similar al de las regiones más húmedas al momento de siembra de maíz lo cual no generó una disminución en la oferta hídrica.

Fuente: www.inta.gob.ar

Artículos por email

Deje sus datos en este formulario y recibirá todos los artículos en su casilla de correo.





FIN FORMULARIO