Argentina
Argentina
Uruguay
+54 3564 492235 Lun - Vie 8 a 12 - 15 a 19 Colón 875 - Zenón Pereyra - Santa Fe
+59 8 4576 2283 info@maquiombues.com.uy Ruta 12 y Ruta 55, Ombúes de Lavalle, Colonia

Copiar a la naturaleza para disminuir la aplicación de insumos

Para contribuir a la reducción de la presión de malezas, plagas y enfermedades en los cultivos, tomar ideas de la propia naturaleza podría ser parte de la solución según Ford Denison, investigador de la Universidad de Minnesota (EE.UU.), quien abordó el problema de los excesos en los usos de agroquímicos en el marco de CREATech.

“Si podemos copiar a la naturaleza vamos a poder usar una menor cantidad de insumos para producir”. Así lo indicó Ford Denison, investigador del Coollege of Biological Sciences de la Universidad de Minnesota (EE.UU.), durante una conferencia ofrecida en el CREATech que se realiza entre jueves y viernes en la ciudad de Córdoba.

Denison indicó que el problema generado por el surgimiento o aparición de malezas y plagas resistentes tendrá una tendencia creciente. “El desarrollo de cultivos tolerantes a dicamba es una solución de corto plazo para soluciones el problema de las malezas resistentes a glifosato, porque sabemos que aquellas malezas que ya son resistentes al glifosato no van a tardar en volverse resistentes al dicamba”.

“Además, en EE.UU. ha habido en el último año muchos casos de cultivos no tolerantes a dicamba que resultaron dañados por aplicaciones de ese herbicida realizadas en cultivos vecinos de soja tolerante a dicamba, incluso en distancias de apenas 100 metros”.

El investigador estadounidense dijo que deberíamos estar tomando “ideas” de la propia naturaleza para generar soluciones que contribuyan a reducir la presión de malezas, plagas y enfermedades. Una de las alternativas, por ejemplo, es estudiar cuál es la mejor distribución de semillas en la siembra para brindar las menores oportunidades competitivas a las malezas. “No es una solución completa, pero contribuiría a reducir el uso de herbicidas”, sostuvo.

Denison señaló que incrementar la diversidad espacial y temporal de cultivos es un factor fundamental para reducir la presión de malezas, plagas y enfermedades. “Algunas plagas pueden adaptarse a ciclos bianuales, con lo cual eso debe ser tenido en cuenta al momento de diseñar rotaciones agrícolas”, apuntó. “Si nadie cultivara maíz, las plagas del maíz se eliminarían en dos o tres años”, añadió.

“El manejo de plagas es regional: no es un problema que afecte a un solo campo. Se necesitan programas nacionales”, sostuvo.

Denison también indicó que la mayor diversidad biológica incorporada, por ejemplo, a través de diferentes combinaciones de cultivos de servicio pueden contribuir a compensar la “exportación” de nutrientes que realizan los sistemas agrícolas actuales.

 

Nota extraída de TodoAgro.com.ar

Artículos por email

Deje sus datos en este formulario y recibirá todos los artículos en su casilla de correo.

FIN FORMULARIO